17 marzo 2017

Se pueden matizar detalles de su discurso, debatir alguna idea pero no veo ningún ultraderechismo ni racismo en las palabras del político holandés Geert Wilders. Le falta la cuestión del uso del terrorismo islámico por parte del sionismo y Occidente de manera sibilina y secreta cuando le conviene (véanse el 11-S y el 11-M). La prensa manipuladora e interesada tacha de lo que quiere la élite a los personajes políticamente muy incorrectos. La perversión del lenguaje a través de los medios para controlar las mentes. Hay que escuchar con interés especial a las personas que la prensa estigmatiza e insulta pues algo interesante dicen en muchos casos que no gusta (sin descartar que haya algunos personajes de este tipo que trabajen, en realidad, para los oscuros). Veo palabras muy razonables en Wilders si soy capaz de sacudirme el patético buenismo que, a veces, nos asola