24 marzo 2017

Brillante análisis para entender por qué determinados grupos en EEUU realizan la brutal campaña contra Donald Trump. La doctrina vigente para mantener la hegemonía mundial ha estallado con el nuevo presidente


EEUU: El establishment imperial contra Trump
Como ocurre tantas veces, el humo no deja ver el fuego y los ruidos apagan las voces. Tal ocurre con la feroz campaña en marcha contra Donald Trump, presentado acá y acullá como poco menos que émulo de Hitler. Humo y ruido ha hecho obviar una pregunta básica para vislumbrar lo que pasa: ¿por qué el establishment vinculado al Partido Demócrata y sectores aledaños mantienen una campaña tan implacable contra el recién electo presidente? Aunque no hay antecedentes de nada similar en la historia de EEUU, la campaña anti-Trump se quiere justificar con memeces, como el malhadado muro con México –tema viejo- o los contactos –reales y ficticios- de personas próximas a Trump con funcionarios rusos. De hecho, varios colaboradores de Trump se reunieron con oficiales de, al menos, una docena de países, dentro de la práctica común, en todo el mundo, de realizar los gobernantes electos contactos con países que interesan. Más sorprendente aún al saberse que también colaboradores de Hillary Clinton se vieron con el embajador ruso. Nadie mencionó tales reuniones. Carentes de elementos para explicar la anomalía, los análisis se han reducido a apalear a Trump, sin indagar explicaciones.
 
Esas otras explicaciones existen, pero las visiones simplistas han reducido la situación de EEUU –y de sus políticas externas- a una lid caricaturesca de buenos y malos, con Donald Trump en el papel de villano y a sus detractores demócratas como los buenos. Pero las políticas de poder no son juegos malabares, ni temas que se expliquen con frivolidades. La causa de la guerra contra Trump puede ser esta: Trump ha provocado –quizás sin querer y sin saber- un conflicto entre dos modos de entender el imperialismo estadounidense y sobre cómo lograr que prevalezca sobre los desafíos planteados por el resurgimiento de Rusia y el creciente poder económico, comercial, industrial y militar de China. Sería ésa y no otra la cuestión que las élites dominantes de EEUU estarían dirimiendo, ya que Trump –un político advenedizo- amenaza cambiar fundamentos esenciales de lo que, hasta su victoria electoral, era una estrategia imperial consensuada, que se venía aplicando sin sobresaltos desde el suicidio de la URSS, en 1991.  

SIGUE LEYENDO: http://blogs.publico.es/otrasmiradas/8123/eeuu-el-establishment-imperial-contra-trump/

17 marzo 2017

Se pueden matizar detalles de su discurso, debatir alguna idea pero no veo ningún ultraderechismo ni racismo en las palabras del político holandés Geert Wilders. Le falta la cuestión del uso del terrorismo islámico por parte del sionismo y Occidente de manera sibilina y secreta cuando le conviene (véanse el 11-S y el 11-M). La prensa manipuladora e interesada tacha de lo que quiere la élite a los personajes políticamente muy incorrectos. La perversión del lenguaje a través de los medios para controlar las mentes. Hay que escuchar con interés especial a las personas que la prensa estigmatiza e insulta pues algo interesante dicen en muchos casos que no gusta (sin descartar que haya algunos personajes de este tipo que trabajen, en realidad, para los oscuros). Veo palabras muy razonables en Wilders si soy capaz de sacudirme el patético buenismo que, a veces, nos asola


 

Proyecto Blue Beam explicado por Robert Duncan (ex científico del DARPA). La Ciencia de la Conspiración estaba en lo cierto





El Blue Beam Project (Proyecto Rayo Azul), es una teoría de conspiración, investigada por el canadiense Serge Monast, según la cual se involucrarían el Gobierno de los Estados Unidos, El Grupo Bilderberg y la NASA, entre otros, para producir apariciones extraterrestres y divinas artificiales, con la supuesta intención de quebrantar la conciencia humana, y facilitar el camino hacia un Nuevo Orden Mundial tiránico.[1
 
 
 
La Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados de Defensa, más conocida por su acrónimo DARPA, proveniente de su nombre original en inglés Defense Advanced Research Projects Agency, es una agencia del Departamento de Defensa de Estados Unidos responsable del desarrollo de nuevas tecnologías para uso militar. Fue creada en 1958 como consecuencia tecnológica de la llamada Guerra Fría y de la que surgieron los fundamentos de ARPANET, red que dio origen a Internet.